Cómo afectan los factores climatológicos a la fresa

La bajas temperaturas y un alto grado de humedad relativa benefician a la fresa. / Archivo

La bajas temperaturas y un alto grado de humedad relativa benefician a la fresa. / Archivo

Investigadores de la Universidad de Huelva y la Universidad de Oviedo analizan la eficiencia de la producción de fresa y su correlación con la temperatura y la radiación solar.

Investigadores de la Universidad de Huelva y la Universidad de Oviedo han llevado a cabo un estudio que les ha permitido constatar los beneficios que, para el cultivo de la fresa, tienen las bajas temperaturas y un alto grado de humedad relativa, aumentando su calidad y mejorando sus características.

Los científicos han analizado la eficiencia de la producción de fresa y su correlación con la temperatura y la radiación solar en la variedad Camarosa en un artículo publicado en la Revista Horticultura Brasileira.

 

La consideración de las explotaciones comerciales de fresa en la localidad de Moguer como uno de los mejores espacios de producción fresera en España, así como el impacto del cambio climático en estas plantaciones durante las últimas décadas, ha llevado a los profesores Fátima Martínez, de la UHU y Pedro Palencia de la Universidad de Oviedo, junto con otros compañeros a estudiar la relación entre los factores ambientales y la eficiencia de la producción de fresa y evaluar el efecto de las variaciones en la temperatura y la radiación solar, así como la duración del ciclo de cultivo.

En agricultura, los factores ambientales como los cambios relativos de temperatura, precipitación y radiación UV-B, son las variables que condicionan el éxito de cualquier cosecha, pues influyen en el crecimiento y desarrollo de las plantas. Por ello, los investigadores que han participado en este trabajo, seleccionaron campos de producción comercial de fresa en la provincia de Huelva en los que analizar la variedad Camarosa en las diferentes temporadas entre 2003 y 2006.

En este sentido se establecieron dos periodos diferentes en la temporada de cosecha: una primera temporada fría entre enero y marzo, caracterizada por bajas temperaturas y alto grado de humedad relativa, y una temporada tardía más cálida entre abril y mayo, con temperaturas altas y baja humedad.

Tras la recolección y análisis de los frutos, determinaron que la fresa de la primera etapa fue clasificada como fruta de primera clase, con gran calidad y con buenas características de color y forma para esta variedad, mientras la segunda, obtuvo los requerimientos mínimos pero no fue incluida en la categoría de fruta de primera clase. Los datos obtenidos de los análisis fueron correlacionados con los datos climatológicos obtenidos de la estación meteorológica localizada a tan solo tres kilómetros de las explotaciones, lo que muestra una relación directa entre el rendimiento y la temperatura, y entre la radiación solar y el rendimiento.

Las altas temperaturas incrementan la absorción de vapor de agua del aire y, consecuentemente, provocan la demanda de más agua. Un alto índice de evapotranspiración puede minimizar y disminuir las reservas de agua de la tierra, lo que según esta publicación, no reduce la productividad del cultivo, pero sí acelera la maduración de la fruta, suponiendo cambios morfológicos, anatómicos, fisiológicos e incluso cambios bioquímicos en las plantas, y como consecuencia afecta el crecimiento y desarrollo de diferentes órganos de las plantas.

Según los profesores Martínez, Palencia y compañeros, las estimaciones obtenidas sugieren que la producción de la variedad de fresa ‘Camarosa’ puede verse afectada por los cambios climáticos, debido a la relación entre la cosecha y la temperatura, un incremento de la temperatura daría por resultado un aumento en la producción temprana y reducciones en la cosecha total y dar lugar a reducciones en la duración del ciclo de cultivo.

La fresa, extensamente cultivada en el mundo entero, es una especie susceptible a la adaptación microclimática, ya que su comportamiento morfoagronómico está influenciado por el agro-entorno del área de cultivación. Así, incluso si los métodos de producción empleados son eficientes, en condiciones ambientales diferentes necesitan optimización para reducir sus necesidades de recursos y aumentar la calidad de las fresas disponibles en el mercado. Determinadas estrategias fisiológicas y agronómicas, como sistemas de cultivo diferentes, podrían hacer disminuir los efectos de los cambios climáticos sobre la producción de cosecha y la calidad de alimentos y así, alternativas que controlen los cambios de temperaturas y los patrones de precipitación y la frecuencia e intensidad de los cambios climatológicos extremos, permitirían a los productores a minimizar las pérdidas en la cosecha.

Fuente SINC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s