Con Apoyo INIA Productor Arrocero Alcanzó Rendimiento Récord

El productor Nelso Badilla está feliz con su récord de 120 quintales por hectárea que obtuvo con la variedad de arroz Zafiro-INIA.

El productor Nelso Badilla está feliz con su récord de 120 quintales por hectárea que obtuvo con la variedad de arroz Zafiro-INIA.

Un rinde promedio de 120 quintales de arroz por hectárea fue el que obtuvo en la temporada, el agricultor de San Carlos, Nelso Badilla, para quien el secreto del éxito fue la preocupación  constante por la siembra y la aplicación de suplementos en los  momentos en que era necesario para un cultivo de 10 hectáreas de la variedad Zafiro-INIA.

El productor Nelso Badilla está feliz con su récord de 120 quintales por hectárea que obtuvo con la variedad de arroz Zafiro-INIA.

Para el agricultor de la parte norte de la Región del Bío Bío, el buen resultado de la cosecha es un ejemplo de que se pueden tener buenos rindes siguiendo las recomendaciones que se entregan para este tipo de variedades. “Ésta (Zafiro-INIA) es una variedad de alto rendimiento, pero nunca habíamos podido sacarle tanto  producción. Aquí se pudo ver muy bien que es factible tener rendimientos superiores a los 100 quintales por hectárea, pero hay que hacer uso de las recomendaciones técnicas que entregan organismos como el INIA” sostuvo don Nelso.

Arroz-foto-1-270x270Además de un buen rendimiento, Badilla se encontró con que la vanazón o esterilidad floral fue muy poca, con 120 a 130 granos por espiga. “Sembré temprano, el 28 de septiembre, que resultó ser una muy buena fecha de siembra. Después apliqué una fertilización tradicional a todos los cultivos y también parcializada, con productos suplementarios que todavía no han salido al mercado. Recogí toda la información disponible e hice un experimento”, comentó, “pero aparte de eso, me acompañó el clima, porque podemos hacer las cosas muy bien, pero si el clima no nos acompaña, los resultados no son buenos”, señaló el productor san carlino.

“Uno tiene que estar periódicamente revisando el cultivo, se van viendo los problemas que se pueden dar durante el desarrollo. “Otro punto que destacó el agricultor fue la  preocupación diaria por el cultivo de arroz lo que permitió que las fallas que se detectaron se pudieron corregir enseguida y de manera sectorizada. “Tuvimos un
rendimiento industrial del 57 por ciento de grano entero para molino; lo que se disparó fue el rendimiento total por hectárea que llegó a 120 quintales cuando lo tradicional es tener de 65 ó 70 quintales, y en un buen año, de 80 quintales.

Lo que se hizo diferente fue el manejo, que fue distinto al de otras siembras”, comentó Badilla. Lo que cambió fue la forma de aplicar los fertilizantes, además de aplicar
fertilizantes suplementarios con nitrógeno, zinc, potasio, boro, aplicaciones de abono y foliares. El nitrógeno fue aplicado en 4 parcialidades durante el desarrollo del cultivo: siembra, dos hojas, macolla e inicio de primor.  El suelo venía de una larga rotación sin
arroz, y estaba nivelado con micronivelación láser. La siembra se realizó 50 por ciento a máquina y 50 % en forma tradicional, con una dosis de dosis de semilla de 140 kilos por hectárea, pero el agricultor indicó que no se vieron diferencias en el desarrollo del
cultivo.

Arroz-foto-31-300x220

“Lo ideal es que el suelo era prácticamente nuevo, no se había sembrado arroz en unos  12 años, venía de siembras de avena, pasto natural y la última siembra había sido pepino”, comentó Badilla, quien concluye que lo que marcó la diferencia fue la aplicación parcializada de nitrógeno, además de la incorporación de microelementos. “Uno a eso no le da mucha importancia, pero para el otro año quiero repetir la
fórmula, en las mismas fechas, aplicar los mismos productos, y ahora, hacer un análisis de suelo, que antes no se hizo. Pero lo más importante, es que estuve muy preocupado del arroz, cuando encontraba alguna deficiencia en un sector, iba enseguida. “El arroz había partido muy bien, así que cuando empezó a tener problemas pensé, debería haberle echado más mezcla, pero no me la puede ganar, tengo que sacarlo adelante…, por lo que me di el trabajo de aplicar fertilizante parcializado en las zonas que tenían problemas, aunque todavía no entiendo por qué dio tanto, cuando en otras partes, el rendimiento más alto había sido de 98. Viendo lo alto que estaba el arroz, pensaba que iba a tener unos 90 quintales, porque siempre nos hablan del rendimiento potencial, pero uno piensa que en el campo eso nunca se va a dar… ahora estoy convencido de que la variedad tiene un excelente potencial, y más, porque me di cuenta que cuando se nivela antes de sembrar, hace que el suelo esté más homogéneo y yo creo que puede dar incluso más de 120 quintales”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s