Entradas etiquetadas como ‘mosca blanca’

Descubren en Argentina un nuevo virus que ataca al tomate

El hallazgo, realizado por investigadores del INTA, permitirá controlar una patología con fuerte impacto económico.

thumb copy

 Un nuevo virus que afecta a cultivos de tomate en la Argentina fue descubierto por científicos del Instituto de Patología Vegetal del Centro de Investigaciones Agropecuarias del INTA.

El virus, al que llamaron ToDLV, es transmitido por la mosca blanca y corresponde a una nueva especie del género Begomovirus. “Los begomovirus tienen un amplio rango de hospedantes, entre los que se encuentran varios cultivos de importancia económica como el tomate, la  papa y el pimiento”, explicó a la Agencia CyTA el licenciado en biotecnología y biología molecular Gastón Vaghi, quien realizó el estudio junto a su directora de tesis, la doctora Paola López Lambertini.

Según explicó el investigador, la sintomatología del virus, tanto en el campo como en el laboratorio, produce una marcada detención del crecimiento de la planta de tomate, además de arrugamiento y disminución del tamaño de las hojas. “La presencia de estos virus hace que la planta produzca menos frutos con calidad comercial. Las  pérdidas ocasionadas para los productores pueden variar entre el 20 y el 100 por ciento según la campaña, la edad en que se infectó el cultivo y la región productora”, puntualizó Vaghi, quien es becario del INTA y de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

Los autores del estudio secuenciaron el genoma completo del virus. El vector, la mosca blanca, “ha avanzado desde las zonas tropicales a otras subtropicales y templadas. En la actualidad hoy son un problema de sanidad, por ejemplo, en los cultivos de papa en Córdoba o de tomate y pimiento en el noroeste y Corrientes”, destacó Vaghi.

La identificación del problema “permite a los productores elegir las medidas de control adecuadas como erradicar plantas con síntomas, aplicar insecticidas contra la mosca blanca y, la más segura ambientalmente, seleccionar un cultivar con resistencia a este virus”, concluyó Vaghi.

Fuente; INTA/Cyta

Gracias a un tomate silvestre se descubren los genes resistentes a la mosca blanca

Gracias a un tomate silvestre de las islas Galápagos

WUR descubre los genes resistentes a la mosca blanca

La mosca blanca (Aleyrodes proletella) es un gran problema en el cultivo de tomate en campo abierto en todo el mundo. Los investigadores de Wageningen UR han encontrado los genes de resistencia contra la mosca blanca en un pariente silvestre y esperan comercializar tomates resistentes dentro de dos años, cuando el uso de protección química ya no será necesario.

La mosca blanca daña bastante a la planta y al tomate y es una fuente importante  de los virus para la planta. En los invernaderos, la mosca blanca se combate de una manera ecológica. Pero en el cultivo en campo abierto se requiere de pulverización  cada semana. La mosca blanca no tarda mucho en adaptarse a los pesticidas.

Firdaus ha solicitado las semillas de las organizaciones de conservación de genes de diferentes variedades de tomate de fertilización cruzada y ha probado su resistencia contra la mosca blanca, comprobando el número de huevos puestos durante un período de cinco días. El resultado de esta investigación dió con una variedad de fecundación cruzada absolutamente resistente a la mosca blanca: un tomate silvestre de las Islas Galápagos.

En esta variedad resistente, los investigadores, a través de la investigación del ADN, encontraron dos genes que son los responsables de la resistencia. Dentro de dos años, la empresa espera estar en condiciones de comercializar un tomate resistente mediante la inclusión de estos genes en las variedades de tomates de cultivo.

La resistencia también se trabajó en China, Indonesia y Tailandia, y este tomate silvestre también se cruzará con las variedades locales de tomate, así, los medios de protección para la mosca blanca ya no serán necesarios.

Wageningen UR cooperó con los siguientes socios: Enza Zaden, Enkhuizen East West, Tailandia y Ewindo, Indonesia. El trabajo de Fidaus fue parte de dos proyectos: ‘Indosol’, financiado por laKoninklijke Academie van Wetenschappen (KNAW) y ‘Indowhitefly’, financiado por el programa de desarrollo de mercados de la Onderzoek Expertisecentrum Internationaal and InnovatieAgentschap de Agentschap NL.

Fuente: Wageningen UR

Investigadores usan “plantas bancarias” para ayudar a combatir la mosca blanca

Entomóloga Cindy L. McKenzie con el ARS ha descubierto que utilizar “plantas bancarias”—plantas que pueden servir como un depósito para predadores que ayudan a controlar los insectos plagas que atacan los cultivos comerciales—puede mejorar la eficacia de tales agentes de biocontrol.

Una científica del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) está demostrando cómo los agricultores pueden combatir la mosca blanca y otros insectos plagas usando plantas como “depósitos” para los insectos predadores, los cuales luego migran a los cultivos comerciales y se alimentan en los insectos que atacan esos cultivos.

Cindy L. McKenzie, quien es entomóloga en la Unidad de Investigación de Insectos Subtropicales mantenida por el ARS en Fort Pierce, la Florida, ha realizado estudios extensos sobre cómo las plantas de la papaya, el maíz y los pimientos ornamentales pueden servir como “plantas bancarias” para una gama amplia de predadores de insectos plagas. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), y esta investigación apoya la prioridad del USDA de promover la seguridad alimentaria internacional.

Las “plantas bancarias” se consideran como amigables con el medio ambiente porque ellas reducen la necesidad de usar insecticidas y ofrecen una alternativa económica y continuada. Los predadores consumen insectos encontrados en las plantas bancarias, y luego se dispersan para encontrar los insectos objetivo en los cultivos. Antes de abandonar las plantas bancarias, la mayoría de los predadores depositan sus huevos en las plantas, y ésta prolonga el efecto de los insectos predadores hasta las generaciones subsiguientes. Una reducción en el uso de pesticidas también reduce la probabilidad de que los insectos plagas tales como ácaros, trips y la mosca blanca puedan desarrollar resistencia a los pesticidas.

Utilizar las plantas bancarias no es un proceso sencillo. Los investigadores tienen que escoger no sólo los predadores apropiados, sino también una presa alternativa que se puede usar para proveer una fuente de alimento a los predadores sin representar una amenaza a los cultivos comerciales. Los investigadores también tienen que escoger las plantas bancarias y los insectos predadores que no son portadores de enfermedades que pueden infectar los cultivos comerciales.

En un estudio diseñado para la producción comercial de las flores de pascua en invernaderos en la Florida, McKenzie colaboró con entomólogo Lance S. Osborne e investigador postdoctoral Yingfang Xiao del Centro de Investigación y Educación de la Universidad de la Florida en Apopka. Ellos usaron plantas de papapa (Carica papaya) como la planta bancaria, y la avispa no picadora Encarsia sophia como el insecto predador. Las larvas de E. sophia se alimentan en la mosca blanca (Bemisia tabaci), la cual fue el insecto objetivo. E. sophia es originaria de la Florida y no representa ninguna amenaza a los hábitats del estado.

En una serie de experimentos, los investigadores obligaron a las avispas a consumir las moscas blancas para asegurar que las avispas pudieron controlar eficazmente los insectos plagas. En otro experimento, ellos ofrecen a las avispas la opción de consumir la mosca blanca de la papaya u otro tipo de mosca blanca que era el insecto objetivo. Los resultados, los cuales fueron publicados en la revista ‘Biological Control‘ (Control Biológico), demostraron que E. sophia tiene apetito por ambos tipos de la mosca blanca, y es muy eficaz en erradicar las moscas en los cultivos comerciales cerca de las plantas bancarias. El sistema ahora está siendo probado en invernaderos comerciales.

Los investigadores también han demostrado que el maíz puede servir como una planta bancaria para un mosquito agallador que controla la araña roja (Tetranychus urticae Koch) y están estudiando la utilidad de los pimientos ornamentales como plantas bancarias para un ácaro predador (Amblyseius swirskii) que puede controlar eficazmente las moscas blancas y los trips. Los resultados hasta ahora son prometedores, y el concepto están ganando popularidad entre los productores de plantas.

 

 

Fuente ARS

Un proyecto para crear plantas resistentes a la mosca blanca recibe la beca de la Fundación de Bill Gates

La Fundación Bill Gates ha otorgado una beca a una investigación en la que participa la Universidad de Málaga junto al Centro John Innes (Reino Unido) y que estudia el desarrollo de nuevas fórmulas de protección de cultivos especialmente sensibles a la mosca blanca y a otras enfermedades asociadas a las plantas. La cuantía es de 80.000 euros, aunque de tener éxito podría alcanzar los 800.000

Mosca blanca

Su peligro potencial se centra, en parte, en la succión de la savia de la planta y en los numerosos virus que es capaz de adquirir y transmitir. Imagen: JIC.

Como cada año la Fundación Bill y Melinda Gates destina 100 millones de dólares (unos 80 millones de euros) a las Grand Challenges Explorations, o lo que es lo mismo, a un centenar de proyectos que, como dicen las bases de la convocatoria, “amplían el abanico de ideas en un mundo que necesita de pensamiento creativo por encima de la ortodoxia”.

El estudio en el que colabora el doctor Eduardo Rodríguez Bejarano, director del Área de Genética en la UMA, quiere avanzar en el desarrollo de nuevas fórmulas de protección de cultivos especialmente sensibles a este tipo de insectos y a otras enfermedades asociadas a las plantas.

La investigación, titulada ‘Generación de plantas resistentes a la mosca blanca’, quiere inmunizar a los cultivos frente a una de las plagas más dañinas a nivel mundial. La también llamada mosca blanca del tabaco (Bemisia tabaci) destaca sobre todo por su gran capacidad de dispersión tanto en el ámbito cercano como en grandes distancias, aprovechando como transporte las redes del comercio mundial de alimentos y flores.

La fácil proliferación convierte a esta mosca en una gran amenaza para la seguridad alimentaria. De momento, ya es responsable de cuantiosas pérdidas en cultivos de yuca, alimento básico en el África subsahariana, y de algodón en India y Pakistán. Su peligro potencial se centra, por un lado, en la succión de la savia de la planta, por otro, en los numerosos virus que es capaz de adquirir y transmitir, y por último, en su facilidad para hacerse resistente a los insecticidas.

En concreto, el equipo de Rodríguez Bejarano colaborará con el de la doctora Saskia Hogenhout y Ian Bedford del John Innes Center (JIC) de Norwich, al este de Inglaterra. La solución se encontraría, según afirman los expertos, en la modificación genética de los cultivos para que puedan producir moléculas de Ácido Ribonucleico Interferente (ARNi) para silenciar procesos específicos dentro del organismo de la mosca blanca. Así, cuando el insecto se alimente de estas plantas este verá bloqueado sus genes esenciales para la supervivencia, la reproducción y la capacidad para adquirir y transmitir virus.

De momento, los primeros ensayos para comprobar la eficacia de este método se harán en un ambiente controlado. De tener éxito, la propia Fundación que dirige el presidente de Microsoft junto a su esposa contempla el aumento de la cuantía de la subvención de los 80.000 euros iniciales a los 800.000. Un impulso que acercaría más la meta de producir alimentos y cultivos básicos para la subsistencia en el África subsahariana y el sudeste asiático.

 

Fuente: Universidad de Málaga / sinc

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores