La diversificación del paisaje vinícola contribuye a incrementar la biodiversidad funcional mediante el aumento de la presencia de organismos vivos que ayudan a controlar a aquellos que perjudican la vid
La diversificación del paisaje vinícola contribuye a incrementar la biodiversidad funcional mediante el aumento de la presencia de organismos vivos que ayudan a controlar a aquellos que perjudican la vid, según los primeros resultados de un proyecto europeo en el que participan investigadores del ICVV.

Investigadores del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), integrado por el Gobierno de La Rioja, la Universidad riojana (UR) y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), participan, junto a otros centros de España, Portugal y Francia, en el proyecto europeo Life+2009 BioDiVine “Demostrando la biodiversidad en paisajes vinícolas”.

El objetivo de este proyecto, que se inició en 2011 y finalizará en 2014, es establecer acciones que permitan aumentar la biodiversidad funcional en esos paisajes y fomentar su implantación a través de la agricultura sostenible.

En función de que estas medidas se ejecuten de manera planificada y a gran escala en mayores superficies y variedad de las mismas, cabe esperar, a medio y largo plazo, importantes ventajas en el contexto de una viticultura moderna y sostenible, incluso también a nivel estético y atractivo de cara al enoturismo.

La UR, al detallar hoy los resultados iniciales del proyecto, ha añadido, en una nota, que los trabajos permitirán implementar las acciones de mejora, ver su evolución y medir sus efectos mediante distintos indicadores.

El objetivo de este proyecto es conseguir que las medidas oportunas sean aplicadas y extendidas para una agricultura sostenible, por lo que contempla la organización de jornadas demostrativas en La Grajera (Logroño), que trasmitan los conocimientos a productores y viticultores.

Este proyecto comenzó el año pasado en la finca institucional del Gobierno de La Rioja de La Grajera y los primeros resultados indican que se mejoran la calidad ambiental y paisajística y que tiene resultados positivos en el control de plagas y enfermedades de la vid, ha precisado.

En el proyecto participan, junto al ICVV, el Instituto Catalán de la Viña y el Vino (INCAVI), la Asociación para el Desarrollo de la Viticultura Duriense (ADVID) de Portugal, el Instituto Francés de la Viña y el Vino (IFV), la Asociación para la Investigación y el Desarrollo en Viticultura Sostenible (ARD-VD) y la Asociación Interprofesional de los Vinos de Borgoña (BIVB).

La estructura y contexto paisajístico habituales de los viñedos, sumados al uso de productos fitosanitarios poco selectivos de la agricultura convencional, han repercutido en una reducción de la biodiversidad con el resultado de importantes asentamientos de plagas y enfermedades de la vid como los conocidos ácaros y polilla del racimo, según los responsables del proyecto.

La implementación de ciertas acciones puede contribuir a potenciar la presencia de enemigos naturales que combatan dichas poblaciones, han subrayado.

Las prácticas estudiadas por los investigadores del ICVV en La Grajera se han centrado en la reorganización de zonas cultivadas, cubiertas vegetales, plantación de otras especies en los bordes de las superficies, acomodación de taludes y muretes de piedra y métodos no químicos de control como la lucha por confusión sexual.

 

Fuente vinetur

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores

%d personas les gusta esto: